Distracción peligrosa

29 08 2009

Juego a no pensar en él, a sacarle de mi mente en cuanto aparece en ella, a verle como un amor platónico e imposible para que mi mente no pierda la sensatez.

Mareo mi mente con otros pensamientos intentando traer a ella a personas, cosas o situaciones que no hay posibilidad que se queden en la mente.

Invento la historia de que nunca existió, que mi mente creó un personaje para alimentar de ilusiones  mi alma y hacerme feliz por un momento de mi vida.

Me miento creándome ilusiones para que la realidad no me haga dejarlo ir.





Pérdida

28 08 2009

Ya no existen Romeos ni Julietas, ni Cleopatras ni Marco Antonios, ya no ha palabras románticas que te hagan volar hacia espacios inimaginados. No existen amores que perduren para siempre ni personas que crean que lo hagan. No hay flores ni canciones y mucho menos besos en el aire. No hay días de primaveras ni mariposas, no existen las estrellas ni la luna.

Mi pregunta sigue siendo si el mundo va perdiendo su color, lo romántico no es lo de hoy o yo debí haber nacido en otra época.





25/08/09

25 08 2009

Media sonrisa llena de melancolía invadió mi rostro después de leer esa frase tan pequeña que me hacía falta después de meses sin aliento.





Desierto

25 08 2009

Vas caminando por el desierto. El sol calienta a más de 44 grados centígrados. El pantalón cortó de color caqui y la playera naranja sin mangas te calienta la piel. Las gotas de sudor que emana todo tu cuerpo pudieran refrescarte un poco pero el viento no sopla, por lo tanto lo único que logra el sudor es nublarte la vista y la mente.  Ves islas de huesos blancos completamente resecos, pisas un cráneo y se entierra más en la arena o termina partiéndose en dos. Estos huesos son todos aquellos que no lograron salir de este lugar. Hechas un vistazo hacia atrás, el oasis que acabas de pasar se ve como un punto en medio de letras. Quisieras regresar pero no puedes, en este camino no hay punto de retorno. Ves el horizonte amarillo, seco, sin una pizca de esperanza para refrescarte y desesperas. Las horas pasan y el sol no mengua, lanza sus llamaradas de fuego y  luz contra ti, quiere que seas una víctima más. Pero así como las horas pasan el sol también tiene que desistir y como es natural, el día tiene que irse para dar paso a la noche.

Mientras se va ocultando el sol, el sentimiento que te invade es peor porque llega la oscuridad en donde quedas completamente ciega porque la luna no brilla para ti. Ahí en la oscuridad total ni si quiera tienes que cerrar los ojos porque no ves nada. No quieres dormir, te da miedo el silencio, la soledad. Ahí en donde estas caminando por esas dunas de arena es como si no existieras. Nadie te llama, nadie te escucha, nadie piensa en ti, pero de la misma manera, tú tampoco escuchas a nadie, ni el más mínimo sonido, gritarías y no escucharías el eco de tu voz. Te sientes nadie. La arena se refresca sólo a un par de horas antes de salir el sol.  No logras descansar lo suficiente pero sigues aferrándote, necesitas encontrar esa esperanza que te haga sobrevivir en la adversidad. Estas sola en medio del desierto sin que nada ni nadie pueda rescatarte, sin señales que te ayuden a salir de esa sequía más que la intuición que crees tener, pero a estas alturas ya empiezas a dudar de ella. Estas empezando a creer que te vuelves loca.

Estar en el desierto es cansado. No te molesta el sol ni el calor, el problema es que no sabes si encontrarás el camino que te lleve a tu destino. Los oasis que te dan energía cada vez están más separados entre ellos.  Sin agua te vas secando poco a poco. No quieres ser uno más de esos huesos por los que te has topado en el camino, porque todos los cadáveres que ves  son de aquellos que desistieron o no fueron lo suficientemente fuertes para llegar hasta su destino y tú no eres así… ¿pero todo depende de ti?. Necesito de más oasis para llegar hasta el final, si no, estoy perdida.





Achaques

24 08 2009

Por haber hecho una dieta rigurosa diez años atrás mi estomago de vez en cuando se pone perezoso y no quiere digerir ni un litro de agua.

Hace dos años empecé con dolor de cintura, todo por no levantar correctamente un objeto pesado. Ahora me duele sólo de vez en cuando, en situaciones especificas.

Pero el problema del cual estoy ahora realmente preocupada es el del nudo en la garganta y la opresión en el pecho. No quiero que se convierta en una enfermedad crónica. Vengo sintiendo esto desde hace dos meses y mientras pasan los días  el dolor es cada vez más intenso.

El médico especialista en esta enfermedad  o no se da por enterado, o aun no encuentra cual es la dosis para curarme o es que tal vez yo no sea tan especial como creí para que me trate como la más delicada de sus pacientes. Yo la que padece la enfermedad conozco dos soluciones, el problema es que una es una especie de operación de cerebro en donde se borra todo lo anterior, por lo tanto se me olvidará el médico; la otra es un tratamiento comprobado y eficaz pero si le doy al médico la solución ya no tendría el mismo valor porque no nacerá de él sino de la paciente.

Y es que no sé ni cuál sea mi umbral de dolor ni cuán resistente sea yo a este dolor… sobre todo porque es voluntario.





Nostalgia imaginada

23 08 2009

No logro entender cómo es que puedes sentir nostalgia por algo que nunca ha pasado, cuando sólo lo has creado en tu mente.

La imaginación no siempre es buena compañera, no lo es sobre todo cuando quieres apartar pensamientos e ideas porque la misma imaginación te lo hace imposible; y entonces extrañas los momentos, sus platicas, su voz, su olor, sus manos, sus brazos, sus miradas, el sentir esas cosquillas cuando te hablaba al oído, cuando te cantaba, cuando te decía que te quería y  que eras la única para él, que no podía vivir sin ti. Extrañas las caminatas por la playa, los atardeceres y amaneceres juntos, las idas al cine, las risas mutuas, las sonrisas de complicidad, los abrazos, los besos, los suspiros.

Después te das cuenta que creaste tu propia historia y en esos momentos es cuando hubiera preferido tener menos imaginación para no volar tan alto y poder mantenerme en tierra.





Oferta

20 08 2009

Ella me dijo: “me voy a encargar que estés mejor”, no entiendo como lo hará.

Me dio una explicación en la que me arrancaba el corazón, le quitaba todo el relleno que tiene por dentro hasta dejarlo en su caparazón solamente. Me dijo que lo llenaría de arena, le pondría cemento hasta que ya no pudiera entrar más, lo sellaría y dejaría que se secase. También me dijo que después de eso nunca más volvería a sentir: “de esa manera tu corazón podrá caerse una y otra vez, lo podrán patear, hacer lo que quieran con él pero no le pasará gran cosa, sólo pequeños rasguños, cosa de nada”.

Yo estoy pensando en su oferta, lo que no sé es si funcionara, ya una vez lo intenté pero llegó un escultor tan bueno que logró sacar toda la piedra que tenia dentro y lo restauró. Siempre pensé  que la solución más simple es no tener corazón.