Distracción peligrosa

29 08 2009

Juego a no pensar en él, a sacarle de mi mente en cuanto aparece en ella, a verle como un amor platónico e imposible para que mi mente no pierda la sensatez.

Mareo mi mente con otros pensamientos intentando traer a ella a personas, cosas o situaciones que no hay posibilidad que se queden en la mente.

Invento la historia de que nunca existió, que mi mente creó un personaje para alimentar de ilusiones  mi alma y hacerme feliz por un momento de mi vida.

Me miento creándome ilusiones para que la realidad no me haga dejarlo ir.