Realidad imaginaria I

16 06 2010
Hoy te soñé despierta y dejé de respirar por segundos al sentirte tan cerca, tan real, tan mio. Tus brazos se extendieron para rodearme. Me apretabas hacia tu cuerpo. Yo no pude hacer otra cosa mas que rodearte con mis brazos tu cuello. Me besaste en un beso cálido y extenso donde nuestros labios mantenían una lucha agradable que me hacia suspirar y desear perderme en ellos. Fue cuando sentí que mi pecho crecía a tal grado que pensé explotaría. El contacto de mis manos en tu cuello y tus manos en mi cintura provocaron choques eléctricos que recorrieron todo mi cuerpo. Nunca antes lo había sentido con nadie.
Hoy te soñé despierta y fue tan real que estoy segura cuando leas esto, habrás imaginado y soñado despierto como yo.
¿Y si tu lo has soñado y yo también, quién dice que no fue real?