Achaques

24 08 2009

Por haber hecho una dieta rigurosa diez años atrás mi estomago de vez en cuando se pone perezoso y no quiere digerir ni un litro de agua.

Hace dos años empecé con dolor de cintura, todo por no levantar correctamente un objeto pesado. Ahora me duele sólo de vez en cuando, en situaciones especificas.

Pero el problema del cual estoy ahora realmente preocupada es el del nudo en la garganta y la opresión en el pecho. No quiero que se convierta en una enfermedad crónica. Vengo sintiendo esto desde hace dos meses y mientras pasan los días  el dolor es cada vez más intenso.

El médico especialista en esta enfermedad  o no se da por enterado, o aun no encuentra cual es la dosis para curarme o es que tal vez yo no sea tan especial como creí para que me trate como la más delicada de sus pacientes. Yo la que padece la enfermedad conozco dos soluciones, el problema es que una es una especie de operación de cerebro en donde se borra todo lo anterior, por lo tanto se me olvidará el médico; la otra es un tratamiento comprobado y eficaz pero si le doy al médico la solución ya no tendría el mismo valor porque no nacerá de él sino de la paciente.

Y es que no sé ni cuál sea mi umbral de dolor ni cuán resistente sea yo a este dolor… sobre todo porque es voluntario.





Indigestión

19 08 2009
Terminé de leer el libro Un mundo feliz de Aldous Huxley.
Me gustó. Nunca me había pasado que una frase de un libro provocara en mí un sobresalto por lo actual que es. Aun tomando en cuenta la historia y que éste libro se escribió en 1932 no lo veo como ciencia ficción…cuando veo lo que está pasando actualmente me siento igual que John en la página 204 del libro:

– ! Que mala cara tienes, John! – Exclamó Helmholtz solícitamente.

– ¿Te ha sentado mal algo que has comido? – pregunto Bernard.

– El Salvaje asintió con la cabeza.

– He comido civilización.





El amor y la investigación científica

12 08 2009

El amor es como una investigación científica, no puedes saltarte pasos porque si lo haces el resultado de la investigación no sería del todo real.

Los pasos de una investigación científica serian: definir el tema, delimitación del tema, objetivos, hipótesis, planteamiento, justificación, fundamentación, metodología, resultados, conclusiones y bibliografía. No voy a explicar lo que significan en una investigación científica común porque ya bastante harta me tiene el haber tenido que grabármelo, pero si definiré los pasos que hay relacionados con las relaciones amorosas.

Definición el tema:

Es cuando hay un interés especial por conocer o hablar con una persona ya sea de tu sexo opuesto o del mismo.

Delimitación del tema:

Defines si la persona te interesa como una amistad o como algo más.

Objetivos:

Buscas una meta. En este punto es donde la cosa puede variar porque hablando de relaciones amorosas hay unas personas que sólo quieren  llegar a la etapa sexual, a lo mejor solo divertirse o no sentirse solos,  otros quieren encontrar a su alma gemela, otras formar una familia, supongo que debe haber más pero ahora sólo me vienen esos a la mente.

Hipótesis:

Es la teoría que tienes antes de atacar y hay afirmaciones como: ¡Esta chica/o es el/la mujer/hombre de mi vida!, ¡Caerá rendida/o a mis pies!, etc.

Planteamiento:

Tienen que ver con los pros y los contras de realizar ciertas acciones, conocer a la persona a fondo, su historia, que tan arriesgado o que tan profundo va a ser lo que se llegue a sentir.

Justificación:

Son todas las razones personales que tienes para estar con la otra persona, porque estas con ella/él y no con otra/o.

Fundamentación:

Es la etapa más importante porque se compagina lo que yo soy con lo que es la otra persona; que cosas en común tenemos, que queramos acompañarnos en nuestras metas, vaya todo lo que queramos hacer en común. Aquí empieza  el amor dejando a un lado el enamoramiento.

Metodología:

Son todos los detalles que las dos personas hacen para alegrar a la otra persona, pero también incluyen las actitudes tales como respeto, honestidad, sinceridad, comunicación, humor y demás cosas importantes. Es el producto de todo aquello han hecho y que por fin los dos estén en el mismo nivel y también esté enamorado de ti, pero que no sólo te quiera, sino que también te ame.

Resultados:

Son el sentimiento mutuo entre las dos personas, cuando ya quieren (ojo, aún no lo hacen) construir un futuro juntos, de la manera más les plazca pero al fin juntos.

Conclusiones:

Es lo que harás con esta persona, seguirás con ella terminas el resto de tu vida con esa persona o por lo menos una temporada, dependiendo de lo sólida que haya sido su fundamentación y los resultados.

Bibliografía:

Aquí son todas esas personas que han pasado por tu vida hasta haber encontrado al indicado, cuando ya lo haces, el trabajo ha terminado.

No todos están hechos para el amor como una investigación científica, muchos se quedan en la fundamentación, otros en la definición del tema, etc. Depende de ti, a que etapa de la investigación quieras llegar.

Buena suerte.





Autobiografía

12 08 2009

Me cuenta mi mama que al enterarse que estaba embarazada de mí, lo primero que pensó fue qué les diría a mis hermanos, le dio pena tener que decir que se había embarazado a sus cuarenta  cuando  mis hermanos ya eran adolescentes, ¡qué iba a decir la gente cuando Guadalupe Rodríguez resultó embarazada a esa edad teniendo ya seis hijos!

Poco le importó que dijera la gente cuando mis hermanos se pusieron contentos al saber la noticia.

La historia de mis papás comienza cuando ellos eran unos jovencitos, mi mama de 15 y mi papa de 17. Vivian en un pueblo de Michoacán. Los dos de familia grande, creo que es por eso que al cansarse tuvieron siete hijos, ¡Los que Dios les mandara!

Ninguno de los dos estudiaron mas de primaria, es por eso que teniendo ya seis de su s hijos decidieron cambiar de residencia para poderles asegurar un mejor futuro, tendrían que estudiar mucho más de lo que ellos estudiaron.

Y entonces ahí es donde entro yo en esta historia, después de diez años  mi familia en Tijuana, un lunes lluvioso de marzo nací yo.

Mi infancia fue tranquila, recuerdo que con la diferencia de edad entre mis hermanos y yo, ellos no podían jugar conmigo entonces era común verme jugar sola en el patio de mi casa. Siempre había algo que hacer, me divertía mucho jugando con el lodo, las plantas de mi mamá (aunque creo que a ella no tanto), mis muñecas, etc.

En la escuela siempre fui una niña callada, dedicada a lo que iba, pero a pesar de eso tenía muchos amigos. Hablando de escuela, casi podría afirmar que siempre me gustó, me gustaba aprender, conocer, descubrir el mundo y saber que hay más de lo que yo conozco y puedo ver y tocar. En la secundaria mis padres me inscribieron en una secundaria que tenía fama de ser estricta, pero a mí me daba igual. Hoy puedo afirmar que ha sido la mejor escuela que he tenido; pero al entrar a la preparatoria, el haber pasado de un régimen estricto a uno totalmente libre me afectó, empecé a no entrar a las clases, a irme a las canchas de básquet o simplemente a salirme de la escuela antes de terminar mi horario.

La primer entrega de boletas fue frustrante, de tener un promedio en la secundaria de 9.5, bajo hasta un promedio de 6. Mis papás nunca me regañaron, sólo me preguntaron qué había pasado; eso fue peor, porque me daban la oportunidad de responder a mi favor y no tenía ninguna excusa, me preguntaron qué iba a pasar. Fue lo que me hizo pensar en qué era lo que quería para mí y entonces me volví a centrar. A partir de ese día vivía con una meta y esa era estudiar una carrera universitaria. En la preparatoria fue donde conocí a tres de mis mejores amigas: personalidades diferentes por eso nos complementa, aún nos vemos cada semana, y si no por lo menos hablamos casi todos los días, pero no nos perdemos la pista.

Llegado el momento, me decidí estudiar la carrera de comunicación. Cuatro años y medio de carera en los que hubo una evolución camaleónica ene mi personalidad. Durante cuatro años conocí más de mí que en los 18 que ya tenía vividos. Viaje, hice mas amigos y el ultimo año fue cuando di con mi actual trabajo: empecé dando clases de inglés en la primaria y terminé dando clases en preparatoria. Por eso decidí estudiar una maestría en docencia, para aprender todo eso que me hacía falta, para hacer bien mi papel.

Ahora mi meta es viajar a diferentes lugares, trabajar en lo que tanto me gusta y tal vez, en algún momento no muy lejano, estudiar un doctorado u otra maestría.

Claro que esta autobiografía está incompleta, hay muchos detalles que omití porque son demasiado personales, mucho más que estos. Mi historia aún no termina y hay muchas piezas del rompecabezas que han quedado sueltas y otras tantas que aun no llegan,  pero que completarán el cuadro de lo que es mi vida.





Realidad de ficción

12 08 2009

Quiero escribir ficciones que se vuelvan realidad; pero tengo un grave problema, no sé escribir ficciones. Todo lo que escribo tiene que ver con lo que siento y lo que vivo.

¿Cómo empezarían mis ficciones? “…En un lugar muy muy lejano, pero muy muy lejano…” no, definitivamente no; tal vez con… “Había una vez…”, no tampoco, eso sería muy clásico y nunca me ha gustado ser del montón; posiblemente escribiría en presente… “Existe en este mundo, una muchacha… “; no, definitivamente no fluye como cuando describo sentimientos.

A veces pienso que vivo en una ficción, una ficción que aún no termina de escribirse y no sé cuál será el final pero ya estoy ansiosa por conocer.  Quiero darme cuenta que esto que puede ser una ficción para muchas personas no es más que una realidad escrita en el libro de mi vida.





Anécdota para mis alumnos

12 08 2009

Resulta que ahora la maestra está haciendo la labor casi a la par de sus estudiantes, ellos tendrán que escribir una anécdota en el blog que cree para la materia y yo, como debe ser, estoy poniendo el ejemplo, he aquí lo que tengo publicado en el blog escolar:

Hace dos años, cuatro de mis amigas y yo decidimos hacer un viaje de vacaciones para las fechas de semana santa. Yo sólo había viajado una vez con una de ellas, pero a las otras tres no las conocía como compañeras de viaje.

La planeación del viaje fue estupenda. Una amiga consiguió que un conocido de ella nos diera hospedaje y así nos ahorraremos el dinero de un hotel; usaríamos transporte público ya que nos comentaron que el estacionamiento era muy caro; no definimos exactamente los lugares para visitar  ya que ninguna conocía  San Francisco, todo seria nuevo y por lo tanto bueno conocer, lo único que si queríamos era visitar museos, en una ciudad cosmopolita como  San Francisco no podíamos perdernos la vista de exposiciones fotográficas,  pintura, temáticas etc. No pudimos irnos en avión, porque ya estaban solicitando el pasaporte mexicano, así que compramos boletos en autobús. El día que partimos no lo recuerdo, sólo que fue una semana en la cual aprendimos unas de otras, pero sobre todo, de nosotras mismas.

El viaje de Tijuana a San Francisco fue muy bueno, aunque íbamos en autobús y éste duro 12 horas en llegar, las pláticas entre nosotras eran divertidas; mirábamos los paisajes, los pueblitos o ciudades, los lugares desérticos, en fin, cansadas de estar sentadas pero divertidas al final de cuentas. Como fue que nos presentamos con “El Gato” (la persona con la que nos quedaríamos) no la describiré, porque son cosas de poca relevancia pero no está de más, decir que “El Gato” es un artista en grabado, muy bueno por cierto, con tendencias políticas muy marcadas, activista así que su casa reflejaba su forma de pensar.  El único inconveniente que tuvimos  fue estar  lejos del centro de San Francisco, teníamos que tomar un camión que duraba de 15 a 30 minutos en llegar a la calle Main, la calle principal.

El viaje iba bien, hasta que empezaron a salir las diferencias de carácter entre nosotras, ¡mujeres teníamos que ser! Unas son demasiado relajadas, mientras que otras somos más activas. La forma de caminar empezó a ser un problema, mientras que tres de nosotras avanzábamos rápido, otras dos, iban a paso de tortuga. Yo en lo personal empecé a desesperarme y prefería caminar sola, ir rápido, a mi ritmo para poder ver lo más que se pudiera en el menor tiempo posible. Para mí, estas vacaciones no eran para descansar, yo quería caminar, conocer todo, observar, analizar cómo era la ciudad de San Francisco es por eso que no entendí cuando Tere en vez de querer salir de casa uno de esos días, prefirió quedarse a dormir en casa de El Gato.

Empezó a salir el carácter berrinchudo de una y el dominante de otras, el pasivo de otra y el indiferente de otra. El problema fue, querer hacer todo las cinco. Es por eso a dos días de regresarnos, Sandra dijo: Yo quiero ir a comprar suvenires, yo me sume a ella; Tere dijo: yo quiero ir a la librería (a la que no fue porque se quedo dormida), Evelyn dijo que acompañaría a Tere; y Jessica se había regresado un día antes a Tijuana. Así que partimos a diferentes rumbos. No sé qué habrá sido de Evelyn y Tere. Pero Sandra y yo regresamos dos veces a la casa donde nos quedamos para dejar cosas y no estar cargando. En la noche Sandra y Yo salimos a cenar a un lugar de comida italiana, fue la única cena en forma de todo el viaje.

El mesero nos empezó a sacar plática. R resulto ser del estado de Michoacán, pero nos dijo que tenía más de 20 años que no venía a México de visita. Pedimos vino, una pasta (muy rica por cierto) y al final, cuando íbamos a pagar, el mesero nos regaló la cena, no era tanto, alrededor de unos 30 dólares, pero aun así, no nos dieron la nota. Lo único que hicimos fue dejar una muy buena propina por una magnifica cena y una atención agradable.

A los dos días, partimos de nuevo rumbo a Tijuana, pensando en todo lo que nos falto por conocer, pero también, pensando en que tendríamos que regresar el año próximo (que afortunadamente así fue).

Este viaje marcó nuestras vidas, a pesar de las diferencias, la amistad creció. Dos años después, seguimos platicando de la infinidad de cosas que aprendimos de ese primer viaje a San Francisco en el 2007.





¿Sueños o Realidad?

12 08 2009

Si buscamos el significado de cada uno de estos conceptos a lo mejor encontraremos que se contraponen, porque los sueños son un estado de reposo uniforme de un organismo en contraposición con el estado de vigilia; mientras que la realidad será todo eso que tenemos estando despiertos. Pero estos sueños no son a los que me refiero, yo me refiero a los sueños como cualquier anhelo o ilusión que moviliza a una persona.

“No vivas de sueños, los sueños sólo son eso, nunca pueden ser realidad” Vaya manera tan cruel de bajarnos a todos los que nos pasamos la vida soñando.

Si me preguntas qué sueños se han vuelto realidad, puedo decirte varios. Cuando tenía 5 años, mi sueño era ir a Disneylandia; este sueño cuando tenía ocho se cumplió. Cuando tenía 15, mi sueño era un novio y poder cumplir 18 para poder entrar a los antros; a los 18, esos dos sueños se convirtieron en realidad… pude haber muerto antes y nunca cumplirlos, pero eso no pasó y aquí estoy. A los 17, mi sueño era terminar una carrera universitaria, este sueño se cumplió a mis 22. A mis 22, el sueño que tenía era poder tener un titulo de maestría y viajar a Europa antes de cumplir 30;  la maestría, si todo sale bien, la termino en unos meses más y el viaje está en camino, todo esto mucho antes de los 30. Mi sueño desde que tengo memoria ha sido encontrar a la casualidad más grande de mi vida y hoy a casi 27, la he encontrado.
Cada quien tiene el poder de cambiar sus sueños, nadie tiene derecho a decirte que no sueñes y menos que no lo hagas despierto. Los sueños son tuyos y de nadie más, si quieres, puedes compartirlos y hacer ese sueño mucho más grande. Cada quien elige que tipos de sueños tener. Todos se pueden hacer realidad. Mis sueños, todos se han vuelto realidad, tal vez algunos pudieran llamarlo metas, pero para mí han sido sueños.
Aún tengo muchos sueños, tengo uno muy grande, uno que cada día, hora tras hora, minuto tras minuto se acerca el tiempo de cumplirse. Es un sueño tan real como lo que me haces sentir. Este sueño es más que un sueño, es un sueño compartido, el sueño que tu y yo haremos realidad.
¿Sueño o realidad? Yo diría que los dos al mismo tiempo; realidad lo que hay, lo que existe, lo que se siente; sueño, sueño el poder volar agarrados de la mano, viajando a la nube que en sueños se ha convertido en realidad.